Vice-Alcaldesa Yvette Colbourne visita centro de inmigración ICE EN MIRAMAR

La Comisionada Yvette Colbourne llego hoy dia miércoles 20 de junio aproximadamente 10am , a conocer más de cerca lo que esta pasando en este centro de inmigración.  Quien pudo conversar con activistas de varias organizaciónes, entre ella Yaqueline López de Woman Working Together quienes junto a otras mujeres activistas empezaron este circulo de protección a inmigrantes. Tambien Yvette Colbourne manifesto que la ciudad de Miramar estarán trabajando por la dignidad y los derechos de los inmigrantes. fuente: centromigranteflorida. 20 de junio 2018

 

el siguiente art. es FUENTE :aimoreno@sun-sentinel.com; 954-356-4087; aurelio02 (Twitter). Síguenos @elsentinelsfl (FB, Twitter e Instagram) y en elsentinelsfl.com

Este es el drama que el llamado ‘Círculo de Protección Semanal’, una iniciativa de organizaciones que velan por los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos, particularmente del sur de Florida, quiere denunciar públicamente. Tildan lo que ocurre como «redadas silenciosas», las cuales dicen son tan efectivas como «vergonzosas».

Se trata de la situación que enfrentan decenas de inmigrantes todas las semanas al tener que presentarse físicamente antes las autoridades de inmigración para cumplir con las llamadas «órdenes de supervisión». Este control es como una ruleta rusa: algunos salen nuevamente a la libertad y otros quedan detenidos para ser luego deportados.

«Después de recibir una orden de deportación, el fiscal transfiere el expediente a la oficina de ICE, que puede otorgar una orden de supervisión (por ejemplo, a personas que no pueden ser deportados porque no tienen ciudadanía en otro país o por la situación política, como Cuba)», explica Brian Becker, abogado de inmigración con práctica en Boca Ratón.

Otras personas pueden solicitar una estadía de deportación por razones humanitarias. Bajo estos programas, las personas pueden permanecer en EEUU temporalmente e incluso califican para obtener permisos de trabajo, explica el abogado.

«Y tienen que presentarse en la oficina de ICE para verificar algún cambio con su estatus migratorio o quizás por arrestos», añade explicando algunas de las circunstancias que obligan a los inmigrantes a tener que presentarse constantemente ante ICE.

Y es a esta gente viene apoyando el ‘Círculo de Protección’ desde casi un año.

El grupo, integrado por miembros de las coaliciones Friends of Miami Dade Detainees, United We Dream, Women Working Together USA, Florida Immigrant Coalition y United Families, entre otros, asegura que las personas — incluyendo niños, mujeres embarazadas, individuos mayores o enfermos— deben esperar durante horas de pie, a la intemperie, expuestas al sol, el calor, el frío o la lluvia y sin acceso a baños en una situación que ha empeorado con la administración del presidente Donald Trump.

En respuesta a lo que consideran como una «atrocidad», el círculo se reúne todos los miércoles en la acera del frente de estas oficinas de inmigración para ofrecer «apoyo moral» e informativo a los inmigrantes, así como café, agua, doughnuts y otros refrigerios de forma gratuita a los individuos y familias.

María Bilbao, organizadora comunitaria de United We Dream, informa que la iniciativa comenzó en mayo de 2017.

«Recibimos muchas denuncias de personas que eran detenidas cuando venían hacerse un chequeo ante la ICE. Generalmente se trata de personas que tienen casos abiertos. Nos informaron que tan solo en una semana cinco personas fueron detenidas y empezamos a prestar atención», dijo la argentina de 52 años y quien durante 17 estuvo indocumentada.

«A esto le llamamos las redadas silenciosas. Creemos que se trata de otra manera que ha encontrado la nueva administración para deportar inmigrantes. Primero empezamos a venir para denunciar lo que estaba ocurriendo y luego, al observar las necesidades de la gente, que los tratan como animales, empezamos a traer bebidas y comida. También le damos información, como hotlines, sobre abogados y grupos de apoyo».

Bilbao y otros voluntarios denunciaron además el mal trato y «la actitud» de los representantes del ICE exhiben tanto hacia los inmigrantes como al círculo.

«No nos dejan cruzar al otro lado [cerca del edificio]; no nos podemos estacionar aquí y dicen que nos tenemos que retirar, pero seguimos», precisó la activista.

Aquel miércoles, unos ocho voluntarios, armados con coolers, termos de café, cajas de agua, dulces y snacks, acampaban cerca de los inmigrantes.

Entre ellos se destacaba el estadounidense Bud Conlin, un director de escuela jubilado, residente en Key Largo y quien se identifica como un ‘hippie blanco'».

«Estamos aquí para darle apoyo a los inmigrantes quienes vienen estas oficinas para saber si son dignos de quedaese en este país o si serán encarcelados o deportados, destruyendo con ello vidas y familias», sustuvo Colin, de 64 años y natural de Búfalo, Nueva York.

«Vemos a muchas personas que esperan por varios días en las filas y a otros que entran [al edificio de ICE] y nunca salen. Más tarde sus familiares descubren que han sido encarcelados. Estamos aquí para hacerle saber a estas personas que hay gente en EEUU que los quieren aquí y que sabemos de esta atrocidad».

Alexandra Stephanie Audarte, abogada de inmigración y parte de este grupo de apoyo, explica que ciertos inmigrantes, algunos con orden de deportación, con récord criminal u otros que estuvieron detenidos en el centro de Krome en Miami —como el caso de David Pérez— deben registrarse periódicamente con el ICE.

«Esto es una forma general del gobierno federal de darle un seguimiento a cada caso», sostiene.

La abogado, sin embargo, critica severamente la situación que se está dando en Miramar.

«Estoy apoyando este maravillosa iniciativa porque lo que está pasando aquí es verdaderamente indignante.. Es inhumano, es asqueroso. Esto no es Estados Unidos de América», manifestó. «Lo que pedimos son mejores condiciones. Nos comentan de gente que hasta se desmayan en la filas mientras esperan».

María Pérez, argentina residente en North Miami Beach y madre de dos «dreamers», indicó que algo tan simple como el apoyo moral de este grupo hacia los inmigrantes hace una gran diferencia.

«Todos somos inmigrantes y todos necesitamos en un momento ayuda. Y para eso estamos aquí».

Cerca de las 11 de la mañana, la mujer del cabello azul, aún esperaba a su hijo, quien estuvo dos meses detenido en Krome tras llegar de Cuba el 27 de noviembre. De acuerdo a Matos, quien ya había estado en Miramar el martes y tuvo regresar el miércoles, un par de errores en los documentos de Luis Andrés —una fecha errada y el nombre mal escrito— han transformado la petición de asilo del muchacho en un dolor de cabeza.

«Ayer [el martes] nos mandaron hacer la fila varias veces por error… no sé si lo estaban haciendo a propósito. Luego vimos que en la fila había varios cubanos con los mismos errores que tenía mi hijo en sus documentos. La situación aquí es desastrosa, es horrible y los guardias son bien hostiles y ni siquiera te dan información apropiada».

¿Y qué opina Pérez de este grupo de apoyo con café y comida?

«Me parece muy bonito el gesto de ellos tratando de ayudar a todos los refugiados. Es un gesto bien bonito, incluso que un americano nos acoja y se comporte bien con nosotros. Lo agradezco mucho», sentenció con una sonrisa.

Línea de ayuda: el círculo de apoyo entrega tarjetas a los inmigrantes con el teléfono 1-844-363-1423 en el que pueden «denunciar abusos de parte de ICE» en las comunidades.

Órdenes de supervisión

Con respecto al proceso de registro al que deben someterse ciertos inmigrantes en Estados Unidos, el abogado de inmigración, Brian G. Becker, cuya columna repleta de consejos legales se publica en cada edición semanal de El Sentinel, nos comparte más informes sobre el proceso de las órdenes de supervisión:

 Normalmente, las personas tienen que reportarse cada año, pero las personas con casos criminales deben reportarse más a menudo para verificar si hay riesgos a la comunidad, incluyendo otros arrestos, violaciones de probatoria u otros factores negativos.

 Otras personas tienen que reportarse cada tres meses dependiendo de las circunstancias del caso en particular (los oficiales tienen discreción).

 Otras personas que estuvieron encarceladas por ICE, pero que salieron bajo una fianza con el proceso de deportación pendiente tienen que reportarse mensualmente (o a veces más frecuentemente) para asegurar que están asistiendo las audiencias.

 La persona tiene el derecho de presentarse con su abogado y a noser maltratados por los funcionarios. Si la persona tiene un problema con el funcionario puede pedir hablar con un supervisor.

 Por las malas condiciones denunciadas en la oficina de ICE en Miramar, una abogada presentó una queja ante la ciudad y resulta que ICE cambio la manera en reportarse para aliviar las largas esperas fuera del edificio.

 Los individuos con los apellidos comenzando con las letras A a M pueden reportarse a las 7 a.m., aquellos con apellidos de N a Z a las 11. Con abogado, pueden ir a cualquier hora.

 Cada vez que una persona con una orden de deportación se presenta, debería estar preparada para una posible detención y quizás una deportación. Las cosas están cambiando diario y los funcionarios tienen discreción de detener a la persona o programar otra fecha para reportarse.

 Si la persona no se presenta ante ICE, esta oficina puede emitir una orden de arresto que permite a las autoridades ir a su casa o trabajo para arrestarlo y puede resultar en una detención indefinida o una rápida deportación.

aimoreno@sun-sentinel.com; 954-356-4087; aurelio02 (Twitter). Síguenos @elsentinelsfl (FB, Twitter e Instagram) y en elsentinelsfl.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *